Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Mi nuevo DESAFÍO...

Pues... ya era hora... después de 3 años.... de volver a hacer algo...

Después de pasar bastante tiempo sin entender lo que pasaba, sin disfrutar del deporte de mi vida, después de varios intentos fallidos de volver al deporte... Nunca pensamos en qué pasará después de tantos años dedicados en cuerpo y alma a entrenar y a competir, a buscar un objetivo que parezca imposible, a que tu vida gire en torno a él.

Un día desperté de un sueño. Un deportista que disfruta y que trabaja obsesionado por ser cada vez mejor, que lucha y que suda lo que no está escrito para ganar al rival y conseguir sus metas. Un deportista que vivía a tope en la cresta de la ola, con sus altos y sus bajos, pero privilegiado de todas formas por poder comer de su deporte, de su pasión... y me encontré en la vida real, ¿y ahora qué?

Busca un hogar, un trabajo, busca amigos tan cercanos y tan reales como tus compañeros de deporte..., en definitiva, busca tu sitio... parece fácil. Pues a mi me parece más fácil sobrevivir a uno de esos entrenamientos de todo el día a tope en Sierra Nevada...

Después de tres años viendo que mi familia y mi pareja intentaban hacerme ver que donde yo estoy a gusto es en el agua y yo no quería nada más que mojarme los pies...


Por fin, por fin me he dado cuenta, de que donde estoy más cómoda es en remojo... Vuelvo a competir, no en mi mejor forma, porque si algo me ha enseñado mi cuerpo es que necesita trabajo de fuego lento... pero vuelvo a competir... y en un gran Desafío...

El Desafío Doñana 2017, donde formaré parte de un equipazo con dos pedazo de mujeres del TriTrainingWug.

Sólo me queda, estar agradecida a todos los que me habéis ayudado en éste reto. No solo para nadar en el Desafío, sino en el reto de la vida real.

Gracias a Chicles Wug por apostar por nosotras, sin duda va a ser una gran experiencia.

Gracias a Naturfactory por devolverme a los buenos hábitos de la nutrición. Lo fácil que es acostumbrarse a comer mal... y lo que cuesta volver a la línea...



jueves, 2 de febrero de 2017

Lánzate!

Hace unas semanas, el Ayto. de Jerez, lazó una campaña de igualdad de género, donde he participado junto a otras mujeres jerezanas que también han conseguido sus objetivos.



Gracias por hacerme partícipe de un objetivo tan grande como el de inspirar a otras mujeres para luchar por sus sueños. No encuentro mejor excusa para retomar el blog.


Espero que os guste!



lunes, 8 de junio de 2015

El valor de un título.

Todos tenemos un título. Me refiero a esa clase de títulos que nos identifican o definen quienes somos. Aquellos como "Pepito el del bar", "Juanita la panadera", "Pepita la madre de______".... Incluso podemos tener varios títulos de éste tipo. Yo misma cuando entrenaba en Cádiz me decían: "Conchi la Jerezana" en Cádiz y "Conchi la Gaditana" en Jerez....
Para obtener algún título de éstos no hace falta hacer nada. Son simples definiciones. Y como podréis comprobar, algunos tienen más guasa que otros!

Pero en ésta entrada me gustaría resaltar aquellos títulos que cuestan un poco más. Para los cuales hace falta invertir tiempo, trabajo, y en muchas ocasiones dinero!

Es por ello por lo que quiero dedicar con todo mi cariño, éste post a mi hermano preferido (Javi, el único que tengo).

De pequeño era el típico Guiri. Rubio, blanquito, ojos azules (o verdes, según la luz). Algunos dicen que es tímido. Yo creo que es buen entendedor (o de pocas palabras). Le gustaba bien poco el colegio (como a cualquier niño) y mucho el ordenador. Y por eso habían muchas discusiones en casa mientras yo estaba entrenando en la piscina que me tocara.




Cuando menos nos esperábamos, acabó el Bachillerato y tuvo que tomar su primera Gran Decisión. Aunque mi padre fue anteriormente la persona que más le molestó para que estudiase y dejara el ordenador, también fue en ésta ocasión el que le cogió de la mano para buscar minuciosamente Universidad tras Universidad, el camino que más le gustase. 

Finalmente se decantó por la Universidad de Extremadura, Telecomunicaciones, casi ná. Y un año después que yo marchara a Barcelona, él partió a vivir solo a la residencia de estudiantes. Ese año fue muy duro. Tanto para él como para nosotros. Siempre será el pequeño!! Suerte que Cáceres está cerca de Jerez y él recibía con los brazos abiertos a mis padres y sobre todo a las fiambreras de comida que le llevaban casi cada fin de semana!! 

Por suerte, mis padres han podido ser mecenas de sus estudios (y de todo lo que les hemos pedido, la verdad). Más tarde mi hermano encontró una compañera de viaje y se convirtió en un hombrecito tozudo (bueno eso ya lo era antes) y muy responsable y si antes no le gustaba estudiar, ahora es el más exigente con él mismo. Si saca un Notable, se enfada porque no fue un Sobresaliente. Y si suspende... mejor no os lo cuento!!

Parece que fue ayer todo ésto que os cuento, pero por fin éste sábado se graduó. La graduación, un acto que marca un antes y un después. Que supone la proximidad de tomar otra Gran Decisión. Y pasó a ser "Javi, el hermano de, el hijo de, el nadador, el rubio, el espía soviético".... a ser Javier Badillo Díaz, ingeniero de Telecomunicaciones. Ole tú.





 El sábado vi a un muchachito guapo, radiante y feliz. Con un camino recorrido, con los objetivos claros aunque el futuro aun no tanto, pero feliz, que al fin y al cabo es lo importante. Al menos ya sabe que el trabajo y el esfuerzo da sus frutos. Y que los títulos tienen un valor, sobre todo los que nos cuestan sudor y lágrimas!!!
Pero lo que él no sabe (aunque lo intuirá) es lo orgullosos que estamos de él. 

Con todo el cariño, de Conchi Badillo, la hermana del ingeniero ;)

PD: Enhorabuena a mi hermano y a todos los graduados y próximos graduados de la familia: Azahara, María, Dani.


sábado, 25 de abril de 2015

PUERTAS CERRADAS, VENTANAS ABIERTAS.

Últimamente parece que es tema de moda hablar de la retirada de ciertos atletas y de lo difícil que es ese paso para ellos.

La más reciente es la de David Cal. Pocos hemos sido los que no hemos visto el video de David, donde explicaba, entre lágrimas, los motivos por los cuales no quería seguir compitiendo. No sabes cómo te entiendo David! Y cómo comparto contigo cada una de esas palabras!

La última temporada ha sido muy dura. Por fin, aunque con secuelas de la lesión, podía entrenar como normalmente, por fin mi cuerpo volvía a estar súper definido, por fin volvía a estar en forma. Muy en forma. Pero las cosas no salían. ¿Qué está pasando? ¿Por qué no me salen los resultados? Como, entreno, descanso bien, me cuido.... pero mi cabeza no estaba. Me costó mucho darme cuenta. Y una vez que me di cuenta, lo que me costó más fue aceptarlo. Y contarlo.

Hace unos meses hablé con mi entrenador, porque no estaba concentrada. Mi cabeza estaba pensando en la vida de después del deporte. Mi corazón seguía entrenando a tope para intentar ser la mejor. Tenía sentimientos enfrentados y totalmente opuestos. Duele aceptar que no estás disfrutando con lo que toda tu vida ha sido tu pasión. Duele contarlo, es muy difícil.

Decidí cambiarlo todo, cambiar mi vida, mis entrenos, mi forma de tomarme la natación... pero no es tan fácil, no se puede cambiar el chip de la noche a la mañana. Todo tiene su adaptación. Pero no pude. Y me frustré. Esto no lo he preparado, esto no lo he entrenado, es un mundo desconocido. Tuve miedo. No tenía agallas para contárselo a nadie, me daba vergüenza. Éste deporte me ha dado tanto!

Todos los deportistas sabemos que un día dejaremos nuestra carrera deportiva. Pero es algo que, creemos que llegará un día, todo cambiará y seremos felices. Pero no todos estamos 100% seguros. No todos lo tenemos tan claro. Algunos, tenemos el corazón dividido.

Después de unos meses muy duros, puedo decir que ahora mismo disfruto más de mi deporte desde la barrera, que me gusta transmitir mi pasión por él y que echo muchísimo de menos a las personas que me han rodeado en ésta última etapa, también a la vida "despreocupada" de los deportistas (en el sentido de que se dedican a entrenar en un entorno que conocen y que se les da bien), pero de momento, no echo de menos la competición. Y me da rabia! Pero es así!

Como veis yo soy de esos deportistas que no lo tienen claro. Pero una cosa sé seguro y es que aunque le he cerrado la puerta a la competición, he dejado las ventanas abiertas. Ojalá un día vea algún atractivo a través de ellas.

Gracias a los que estáis ahí siempre, apoyándome en lo bueno pero sobre todo, en lo malo.

La hora del adiós?

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Mi paso por Londres 2012

Os quería escribir mi paso por Londres, sobre como me fue y como me sentí... pero no hace mucho, me hicieron una extensa entrevista, donde creo que hablo de todo aquello... Este es el enlace:

Entrevista thewangconnection

Más adelante, os escribiré. Lo prometo. Tengo cosas que contar!


miércoles, 27 de junio de 2012

"El dolor es temporal, la gloria es para siempre" #roadtolondon

Si algo es cierto en mi vida, es que mi carrera deportiva ha estado llena de dificultades y obstáculos a superar...
Si bien yo pensaba que entrenando en el "Ciudad de Cádiz" no me faltaba de nada, siempre había algún problema de tipo burocrático que teníamos que resolver después de más de un quebradero de cabeza. Dicen, que lo difícil no es llegar, sino mantenerse, y esta afirmación es mucho más cierta si te encuentras con estos baches en el camino. Aun asi, pocos han sido los Campeonatos de España en los que he faltado en el podium desde que soy absoluta (ya hace bastante).

Después de mi fracaso en el intento de estar en Pekín 2008, mi vida dio un giro muy grande. Mucha gente dejó de confiar en mí y a otras les surgieron dudas (contando también conmigo). No sin ayuda, decidí nadar por gusto y no por buscar recompensas y entonces fue cuando estas aparecieron.


No se decir exactamente el número de récords de España que batí (algunos a dos récords por prueba) y no se contar cuantas medallas gané durante esa temporada, pero el logro más importante fue mi participación en el mundial de Roma. Y aunque no conseguí estar en "semis" por muy poco, no tengo palabras para expresar todo lo que disfruté allí.


Entonces surgieron las complicaciones. Mi entrenador de toda la vida decidió tomar las riendas de un nuevo proyecto, en otra ciudad, con otros nadadores. Y fue cuando mi mente se abrió al cambio, ese era el momento de seguir subiendo el nivel. Fue por eso por lo que me decanté marchar al CAR de Sant Cugat, con todas las dificultades que eso suponía para mi.

Ese año fue difícil pero a la vez fácil. Difícil por la adaptación, por la lejanía de la familia a la que yo no estaba acostumbrada, porque viví en la distancia la enfermedad que se llevó a mi abuela y más tarde tuve un susto con mi padre... pero fácil a la vez porque encontré apoyo en compañeros y algunos amigos que siempre estaban pegados al teléfono. Para mi todo fue bastante productivo, pero no fue tiempo suficiente para terminar la adaptación al entrenamiento. Quizá por eso fallé a la hora de estar en el europeo. Y, al no cumplir el requisito indispensable para mantener mi beca, volvieron los problemas.

No tenía muchas opciones. Volver a casa suponía un paso atrás y la mayoría de los clubes tenían el presupuesto cerrado. ¿Qué hacer cuando no encuentras la ventana que se abre cuando todas las puertas están cerradas?

Por suerte, el Club Natació Sabadell me abrió sus puertas de par en par. En un principio, fue tan duro que yo no sabía ni como había llegado ahí. Pero luego, me di cuenta de que no había un lugar mejor.

La temporada fue excelente. No paraba de mejorar marcas, estaba super fuerte, pero una vez más... un golpe duro después de una descalificación en el campeonato más importante de la temporada, y me quedé fuera de juego... Pero había un objetivo mayor que el mundial de Shangai... Londres 2012.

Dicen que la balanza del bien y el mal o, de lo bueno y lo malo, ha de estar equilibrada. Y, si es así, después de algo malo, tiene que pasar algo bueno. Y por ahora, esto se va cumpliendo. Esta temporada ha sido mejor aun que la anterior. Por fin, estoy adaptada a los cambios y eso se ha notado. Cada entreno ha sido mejor que el anterior y por fin ese resultado tan buscado... Por fin soy Olímpica.

Pero amigos, volvemos a la balanza. Tantas ganas que tenía de llegar a este momento... Me caí entrenando en el gimnasio de Sierra Nevada y el resultado fue fractura en el codo y muñeca. De momento, intento que la recuperación sea rápida y los médicos y yo somos optimistas. Espero poder nadar en los Juegos. Quizá me espere algo muy bueno un poco más tarde...





Mi objetivo después de hacer la mínima, era nadar lo mejor posible en Londres, y ahora, después de la caída, sigue siendo el mismo, aunque lógicamente no sean las mismas condiciones.

Pero esta fuerza y este ánimo, no es sólo gracias a mi, sino a todas aquellas personas que me habeis ayudado a mirar adelante.

Es imposible describir el sentimiento que tengo ahora, después de leer una y otra vez los cientos de mensajes de ánimo que me habeis enviado (imposible responder a todos). Gracias, de verdad, en especial a mis compañeros y a los que están conmigo dia tras dia, porque sin ellos nada de esto hubiese sido posible.











GRACIAS.

Pd: Faltais muchos en las fotos, pero no voy a convertir mi blog en mi ábum de fotos! No me olvido de vosotros!

lunes, 14 de febrero de 2011

Sudáfrica.



Hace unos días, mi entrenador me dijo que nos habían invitado a participar en un Meeting en Sudáfrica. El hecho viene siendo gracias a el éxito cosechado por Mireia Belmonte en el campeonato del mundo de Dubai (en diciembre), donde logró hacerse con cuatro medallas, tres de ellas de oro y una de plata (un hecho histórico para la natación y para el deporte español), pero también por los muchísimos contactos de Fred. Un buen entrenador con contactos en todo el mundo y una nadadora que está dando a conocer su lugar de
entrenamiento dan como resultado, por ejemplo, invitaciones como esta a la otra parte del mundo.

Con ellos, viajamos 6 personas más compañeros de Mireia y pupilos de Fred.


Partimos el domingo por la noche hacia Johannesburgo vía París y llegamos el lunes a eso de las 11 de la mañana que sumándole una hora de diferencia serian las 12. Nos llevaron a Pretoria. Estamos alojados en un centro enorme de entrenamiento. Hay campos de fútbol, rugby, piscinas, pistas de tenis, voleybol, gimnasios.... en fin, es muy grande. A pesar de que no lo parece, estamos a unos 1500 metros de altura y no se ven muchas montañas! Eso si, todo es muy verde y hace mucha calor (¡es verano!).


A la tarde tuvimos el primer entreno. Estábamos muy cansados. La piscina es de 50 metros descubierta. Un poco vieja. Muy profunda por un lado y muy bajita por el otro. Pero cumple su función, y se puede entrenar bien.

Al dia siguiente seguimos la rutina de entrenamientos que seguimos en Sabadell. Primero cardio, una sesión de agua, comer, dormir siesta, un circuito variado de brazos, piernas y cardio y al agua de nuevo. Por la mañana estaba el cielo nublado, pero nos hemos quemado toda la espalda. Ahora si que somos unos perfectos guiris.

Llegó el miércoles y con él, un entrenamiento muy duro. Como recompensa, la tarde es libre y nos fuimos de shopping. Nos llevaron a un centro comercial super grande. Por el camino, ni un solo edificio alto. Todos eran casitas y parcelas con patios y jardines. En la carretera,coches super caros conducidos por blancos, y los menos caros a manos de negros. Además, en cada semáforo, alguien pidiendo dinero.

El jueves seguimos con la rutina, entrenos a la mañana y a la tarde y nada nuevo. Lo estamos pasando un poco mal con las quemaduras del sol. El sol de África es muy fuerte!

Ya el viernes después de hacer una sesión en la piscina, tuvimos fisio y nos llevaron al aeropuerto rumbo a Port Elizabeth. llegamos cuando caía el sol y hacía un poco de fresco. Desde el avión no se veían demasiados edificios altos. Estoy segura de que si hubiera tenido tiempo de contarlos, no habrían sido más de diez. Uno de ellos era el hotel. Estaba cerca de la playa y un poco apartado de el núcleo urbano de la ciudad. Todo el mundo era muy amable y servicial.

Nos llevaban en bus a la piscina que estaba a unos 15 minutos de allí. La piscina se veía un poco vieja. Parecía que había sido hecha para disfrutarla descubierta y que más adelante habían construido un edificio para cubrirla.

La competición fue bien. Los 100 metros braza salieron muy bien, acercándome mucho a mi mejor marca. Al día siguiente, el 50 fue bien y el 200 un poco regular. Me tendré que acostumbrar a nadarlo para ir cogiendo experiencia de cara al campeonato de España de Abril.

El día de regreso a casa se hizo un poco pesado. Compramos muchos recuerdos de sudáfrica en el aeropuerto y el viaje se hizo muy muy largo. Nada más y nada menos que 3 aviones de 2:30, 10 y 2 horas. ¡¡Estábamos deseando llegar!!

El entreno más difícil

Y después de Palma, cuando todo iba genial, hubieron 3 semanas de duros entrenos aeróbicos hasta llegar a la semana de Navidad donde tuvimos un falso descanso (falso porque había que ir a entrenar) y trás esa semana, vuelta a la carga.
Esas tres semanas, el bajón de después de una competición importante fue bastante duro para mi. Además el no tener ninguna competición a la vista ni ningun cambio en la rutina diaria lo hacía todo más complicado. No me encontraba bien y dia tras dia sin mejorar, hicieron mella en mi cabeza. Estos fueron dias de entrenamiento difíles. Porque estos también cuentan para luego alcanzar el éxito, o no.

Después del medio parón navideño, intenté recuperarme lo más pronto posible. Poco a poco, me fui encontrando mejor, mi cabeza volvía a tener pensamientos positivos y entonces volvi a entrenar en buenas condiciones.

En ese momento justo, mi entrenador volvia de una concentración con el equipo nacional a la que llevaba a unas compañeras y a partir de ahi, si que hubo que ponerse las pilas, y para empezar, un buen entreno de 20x200 a mejor estilo max. Uno de los entrenos más duros de mi vida. No sólo se mide la fuerza, la resistencia, la velocidad, sino también la fortaleza mental, el poder de tu mente para poder acabar bien, o simplemente acabar. Hasta ahora, el entreno más difícil.