Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 27 de junio de 2012

"El dolor es temporal, la gloria es para siempre" #roadtolondon

Si algo es cierto en mi vida, es que mi carrera deportiva ha estado llena de dificultades y obstáculos a superar...
Si bien yo pensaba que entrenando en el "Ciudad de Cádiz" no me faltaba de nada, siempre había algún problema de tipo burocrático que teníamos que resolver después de más de un quebradero de cabeza. Dicen, que lo difícil no es llegar, sino mantenerse, y esta afirmación es mucho más cierta si te encuentras con estos baches en el camino. Aun asi, pocos han sido los Campeonatos de España en los que he faltado en el podium desde que soy absoluta (ya hace bastante).

Después de mi fracaso en el intento de estar en Pekín 2008, mi vida dio un giro muy grande. Mucha gente dejó de confiar en mí y a otras les surgieron dudas (contando también conmigo). No sin ayuda, decidí nadar por gusto y no por buscar recompensas y entonces fue cuando estas aparecieron.


No se decir exactamente el número de récords de España que batí (algunos a dos récords por prueba) y no se contar cuantas medallas gané durante esa temporada, pero el logro más importante fue mi participación en el mundial de Roma. Y aunque no conseguí estar en "semis" por muy poco, no tengo palabras para expresar todo lo que disfruté allí.


Entonces surgieron las complicaciones. Mi entrenador de toda la vida decidió tomar las riendas de un nuevo proyecto, en otra ciudad, con otros nadadores. Y fue cuando mi mente se abrió al cambio, ese era el momento de seguir subiendo el nivel. Fue por eso por lo que me decanté marchar al CAR de Sant Cugat, con todas las dificultades que eso suponía para mi.

Ese año fue difícil pero a la vez fácil. Difícil por la adaptación, por la lejanía de la familia a la que yo no estaba acostumbrada, porque viví en la distancia la enfermedad que se llevó a mi abuela y más tarde tuve un susto con mi padre... pero fácil a la vez porque encontré apoyo en compañeros y algunos amigos que siempre estaban pegados al teléfono. Para mi todo fue bastante productivo, pero no fue tiempo suficiente para terminar la adaptación al entrenamiento. Quizá por eso fallé a la hora de estar en el europeo. Y, al no cumplir el requisito indispensable para mantener mi beca, volvieron los problemas.

No tenía muchas opciones. Volver a casa suponía un paso atrás y la mayoría de los clubes tenían el presupuesto cerrado. ¿Qué hacer cuando no encuentras la ventana que se abre cuando todas las puertas están cerradas?

Por suerte, el Club Natació Sabadell me abrió sus puertas de par en par. En un principio, fue tan duro que yo no sabía ni como había llegado ahí. Pero luego, me di cuenta de que no había un lugar mejor.

La temporada fue excelente. No paraba de mejorar marcas, estaba super fuerte, pero una vez más... un golpe duro después de una descalificación en el campeonato más importante de la temporada, y me quedé fuera de juego... Pero había un objetivo mayor que el mundial de Shangai... Londres 2012.

Dicen que la balanza del bien y el mal o, de lo bueno y lo malo, ha de estar equilibrada. Y, si es así, después de algo malo, tiene que pasar algo bueno. Y por ahora, esto se va cumpliendo. Esta temporada ha sido mejor aun que la anterior. Por fin, estoy adaptada a los cambios y eso se ha notado. Cada entreno ha sido mejor que el anterior y por fin ese resultado tan buscado... Por fin soy Olímpica.

Pero amigos, volvemos a la balanza. Tantas ganas que tenía de llegar a este momento... Me caí entrenando en el gimnasio de Sierra Nevada y el resultado fue fractura en el codo y muñeca. De momento, intento que la recuperación sea rápida y los médicos y yo somos optimistas. Espero poder nadar en los Juegos. Quizá me espere algo muy bueno un poco más tarde...





Mi objetivo después de hacer la mínima, era nadar lo mejor posible en Londres, y ahora, después de la caída, sigue siendo el mismo, aunque lógicamente no sean las mismas condiciones.

Pero esta fuerza y este ánimo, no es sólo gracias a mi, sino a todas aquellas personas que me habeis ayudado a mirar adelante.

Es imposible describir el sentimiento que tengo ahora, después de leer una y otra vez los cientos de mensajes de ánimo que me habeis enviado (imposible responder a todos). Gracias, de verdad, en especial a mis compañeros y a los que están conmigo dia tras dia, porque sin ellos nada de esto hubiese sido posible.











GRACIAS.

Pd: Faltais muchos en las fotos, pero no voy a convertir mi blog en mi ábum de fotos! No me olvido de vosotros!